• RSS
  • Delicious
  • Facebook
  • Twitter

Proyecto Escaner

Derechos de los usuarios de transporte aéreo frente a los abusos en los controles de seguridad

El fiebre de terror ya ha cumplido 12 años. A lo mejor crees que toda la histeria que nos trajo el escáner corporal como medida de seguridad empezó con el 11S, pero estarías equivocado. Llevan desde el 2000 implementando medidas extremas, justo en el mismo año que Bush ganó dudosamente su primera victoria electoral. La aprobación de el Terrorism Act 2000 del Reino Unido, por ejemplo, que incluía medidas tan draconianas como ‘Stop and Search’ (parar y registrar a cualquier persona sin justificación ninguna), o la prohibición de logotipos de organizaciones consideradas ‘terroristas’. Es decir, solo llevar un pin de una organización nombrada ‘terrorista’ por el Reino Unido podría llevarte a la cárcel.

 

 

Richard Reid

Como respuesta post-11S a la amenaza planteada por los cúteres (supuestamente utilizados para secuestrar 4 aviones en el 11 Septiembre 2001), la sensibilidad de los arcos detectores de metales en los aeropuertos fue ajustado y desde entonces nos han obligado a quitar el cinturón antes de pasar por el punto de seguridad. Solo unos 3 meses más tarde el británico Richard Reid, con ningún vínculo demostrable con las redes terroristas, hizo agujeros en los talones de sus zapatos, donde llevaba una pequeña cantidad de liquidos potencialmente explosivos, que no sabía cómo manejar, en un vuelo de American Airlines saliendo de París Charles de Gaulle. Los explosivos liquidos son sustancias quimicas tan inestables que no requieren piezas metálicas, como cables o pilas para detonarse. Siendo tan inestables, un terrorista necesita llevar los ingredientes principales por separado y mezclarlos en el sitio donde se va a realizar la explosión. Reid no lo sabía y simplemente intentó prender fuego a uno de los líquidos. Por supuesto Reid falló en su intento, pero otra vez la CNN tenía excusa para aumentar la histeria aún más y desde entonces se nos hace quitar los zapatos en el aeropuerto.

 

En el 2001 todos comenzaron especular sobre qué iba hacer al Qaeda la próxima vez.

 

 

 

Entra Rapiscan

Escáner de retrodispersión.

Al año siguiente, la respuesta al problema de cómo detectar armas escondidas en los zapatos y los bolsillos encontró respuesta con el escáner de retrodispersión Rapiscan Secure 1000. Rapiscan (subsidiaria de OSI Systems), fabricante de escáneres de seguridad y médicos, había llegado con una bestia – una maquina que puede mirar por debajo de la ropa de viajeros en un instante. Mientras, escuchábamos 200 veces al día la palabra ‘terrorismo’ en la radio y la tele, poco a poco los políticos empezaron a analizar la posibilidad de desnudar al público en nombre de la lucha antiterrorista y mandaron hacer pruebas en sitios como los aeropuertos y estaciones de trenes.

 

Pero ni los eventos del 11S ni el intento de atentar del inepto Richard Reid eran suficientes para convencer a los políticos europeos a comprar escáneres. Los lobistas de la industria del escáner trabajaron duro para convencer a Bruselas para comprar sus productos, tanto que en el 2006 el Parlamento Europeo en Bruselas compró 6 unidades del Rapiscan Secure 1000 para las entradas al edificio del parlamento. Al final, los escáneres no fueron instalados y hoy en día residen en un sótano del edificio de Gobierno Central Europeo.

 

Mientras las ventas empezaron a incrementar poco a poco, L3, otra fabricante de tecnología de seguridad, sacó a la venta su escáner de Ondas Milimétricas y Rapiscan tuvo su primer competidor en el mercado. El producto no funciona con la misma eficacía como el de retrodispersión, pero L3, formado por ex-executivos de Lehman Brothers y Lockheed Martin, tenía un lobby con mucho más recursos que Rapiscan.

 

Escáner de ondas milimétricas de L3

En 2008, la Comisión Europea elaboró un informe sobre el uso de escáner en los aeropuertos de la UE bastante a favor de los escáneres y despues presentaron un nuevo propuesta de ley sobre la tecnología.. Hubo que llegar a una política común una vez y por todas. Sin embargo, los diputados del parlamento no estaban convencidos, y debido a los temores de violación de los derechos esenciales de los ciudadanos de la UE, votaron en contra de normas comunes sobre escáneres. A pesar de esto, el aeropuerto de Schiphol (Amsterdam) ya había decidido comprar los nuevos y más caros escáneres de L3 en vez de la versión de Rapiscan.

 

El valor de las acciones de OSI caen al finales de 2008, justo despues del voto del Parlamento Europeo.

El futuro de Rapiscan y su empresa matriz OSI estaba en duda. Había apostado la mayor parte de sus fichas en la tecnología de retrodispersión, pero las máquinas inferiores y más costosas de L3 estaban ganando. El precio de las acciones de OSI comenzó a desplomarse y sólo un milagro podría salvar la empresa. Lo que necesitaban era un doble milagro por el que se reabriera de nuevo el interés en su producto y al mismo tiempo escupir en la cara de la competencia L3.

 

 

 

Entra Abdulmutallab

Me resulta demasiado difícil creer que este milagro eligió al aeropuerto de Schiphol por casualidad. Schiphol, el aeropuerto principal de Amsterdam, era el único aeropuerto en Europa con los escáneres de L3, y supuestamente uno de los unicos aeropuertos capaces de detectar explosivos escondidos en la ropa interior de un terrorista suicida.

Umar Farouk Abdulmutallab, hijo de un banquero nigeriano importante, era un chico problemático. Mientras estudiaba ingeniería en Londres, se encontró con algunos tipos más radicales quienes lo invitaron a entrenar en el Yemen.

Abdulmutallab en Londres

El plan de Abdulmutallab fue mezclar los mismos dos líquidos que había llevado Richard Reid 8 años antes, pero esta vez a bordo del vuelo 253 mientras volaba sobre Detroit. Pero, como el de Reid, su plan era totalmente erróneo. La realidad es que para mezclar y detonar los ingredientes de su bomba, PETN y TAPN, hace falta condiciones de laboratorio, manos muy expertas, una sala bien ventilada (la mezcla produce muchos vapores olorosos y tóxicos), un cubo de hielo para mantener la mezcla entre 2ºC y 10ºC (si no, la mezcla se queda inerte) y aproximadamente unos 5 horas. En cambio, las manos temblorosas de Abdulmutallab apenas provocaron un pequeño fuego en su pantalón. No obstante, provocó suficiente alarma política para estimular las ventas de la bestia de Rapiscan.

Había enormes anomalías en lo que iba a ser la historia oficial desde el principio. En primer lugar, Abdulmutallab ya estaba en las listas de sospechosos de la CIA y MI6. Sin embargo, logró embarcar en un vuelo con destino EE.UU. Su propio padre ya había denunciado a su hijo en las oficinas de la CIA en Lagos antes del evento. Una versión actualizada de la lista de posibles terroristas fue enviado a Schiphol con su nombre en él, pero, se nos dice, llegó demasiado tarde. Por alguna razón, los escáneres corporales, que ya habían instalados en este aeropuerto y en uso desde los dos años anteriores estaban apagados ese día. Y, según testigos, ningún agente de inmigración de EE.UU. estaba en su puesto habitual ante de la puerta de embarque.

 

Uno de los testigos era Richard Haskell, abogado de Michigan, EE.UU.

“Mi esposa y yo estábamos jugando a las cartas directamente en frente del mostrador del aerolinea. Esto es lo que vi:

Un hombre indio bien vestido en un traje con 50 años de edad más o menos. Se acercó al mostrador  con el terrorista y dijo: “Este hombre tiene que ir en este vuelo y no tiene pasaporte.” Los dos eran una pareja extraña, el terrorista es un hombre de baja estatura, negro, que tenía la apariencia de ser muy pobre y a mi me parecía que tendría unos 17 años. No se me ocurrió que eran terroristas, sólo que los dos parecían extraños juntos. El empleado de la aerolínea dijo que “no se puede embarcar sin un pasaporte”. El hombre indio respondió: “Él es de Sudán, hacemos esto todo el tiempo”. El empleado dijo “Usted tendrá que hablar con mi jefe”, y mandó a los dos por un pasillo. Nunca vi al hombre indio más, ya que no estaba en el vuelo. También era extraño que el terrorista no dijo ni una palabra en este intercambio.

- Kurt Haskell, testigo del vuelo 253 y abogado de Michigan EE.UU

La escena refleja a la perfección la predicción del ex-Secretario de Seguridad Interior los EE.UU., Michael Chertoff, en su informe presentado en 2008, que preveía que los “terroristas” iban a abordar aviones “disfrazados” como refugiados o solicitantes de asilo a fin de aprovechar los canales de viajes al extranjero.

Este “hombre bien vestido indio” es la clave de toda la historia, así como a la excusa de la instalación masiva de los escáneres corporales en todo emundo. ¿Por qué estaba ayudando al chico nigeriano? ¿Cómo se le conoce? El FBI ha dicho que no había ningún hombre ayudándolo y para demostrarlo, se niegan a hacer públicas las cintas de vídeo de seguridad de ese día.

En Detroit, había otro hombre de apariencia india en el mismo vuelo, esta vez más joven (conocido entre los testigos como ‘el hombre de naranja’) fue llevado a un lado para ser interrogado por algo encontrado por los perros rastreadores en su equipaje de mano, y más tarde fue puesto en libertad sin cargos. Él también salió de las instalaciones del aeropuerto antes que el resto de los pasajeros. ¿Quién era él? ¿Y por qué le dejaron marchar antes de los otros pasajeros? El FBI dice que ya no le interesa para sus investigaciones. Al principio habían negado todo conocimiento del hombre, cambiando su historia oficial hasta 5 veces. Más tarde admitieron de su existencia, cuando otros testigos hablaron de él.

Durante todo el incidente en el que casi todo el mundo se abrochó el cinturón de seguridad y se dispusieron a esperar lo peor, había otro hombre en el vuelo tranquilamente de pie y filmando todo el jaleo. Nunca se ha facilitado y ni se ha presentado su película públicamente. ¿Quién era y por qué estaba tan tranquilo? ¿Sabía algo que los otros pasajeros no sabían? ¿Por qué estaba filmando? El FBI no hacen ninguna mención de él en absoluto.

Los Haskell, por supuesto, no fueron los únicos testigos del crimen y los extraños acontecimientos de ese día. Ellos simplemente fueron los únicos suficientemente valientes para presentarse y hablar en contra de las mentiras presentadas en los medios. Algunos han corroborado la historia de Kurt y Lori en privado, pero pocos han hablado en público sobre ello. Del mismo modo, nadie ha corroborado la historia “oficial” presentada en CNN tampoco. El 25 de diciembre del 2009 algo tan tremendo pasó que se consideró ser mucho más aterrador que un hombre con los calzoncillos en llamas. Algo suficiente terrorífico para mantener el silencio de la mayoría de los viajeros y tripulación.

 

Entra Chertoff  

Todo el mundo debe entender que ICTS es la peor empresa de seguridad aeroportuaria que ha existido jamás. Ellos estaban al mando en Schiphol ese día, tal y como estaban en el aeropuerto Logan de Boston el 11 de septiembre de 2001, como también fue el caso cuando Richard Reid abordó su vuelo en el Charles de Gaulle. Esta es la empresa de seguridad formada por ex-agentes israelíes del Shin Bet, supuestamente expertos en medidas anti-terroristas, pero que tiene el peor historial de seguridad del aeropuerto de la historia. Antes de los 3 mayores actos terroristas en la historia reciente de aviación, esta empresa ha logrado desactivar todos los procedimientos normales y básicos de seguridad justo en el momento en que los terroristas estaban a punto de entrar en la zona de seguridad. Mohamed Atta logró pasar a través de los detectores magnéticos con sus cúteres, sin ni siquiera un pitido. Richard Reid, ya había sido identificado como una amenaza potencial, pero se le permitió tomar su vuelo en Charles de Gaulle. Abdulmutallab tenía todas las características de un atacante suicida, e incluso su propio padre lo había denunciado unas semanas antes, y los escáneres estaban apagados ese día.

Michael Chertoff, no consideró esta cuestión. Sólo consideró una excusa más para lanzar más dinero público a la seguridad aeroportuaria.

El ex Secretario de Estado de Seguridad Nacional también estaba rezando por un milagro tanto como los ejecutivos de Rapiscan. Chertoff era uno de los autores principales de la Ley Patriota y a principios del 2010, el Senado iba a votar la renovación de su ley. Pero, según Hilary Clinton, los senadores no estaban dispuestos a votar de nuevo esta ley Draconiana después de varios años sin noticias de atentados terroristas.

Chertoff también es una ficha muy importante en toda esta historia. Además de ser ex-Secretario de Estado y consejero al Departamento de Seguridad nacional de la administración de Obama, también  es un hombre de negocios y es el presidente del Chertoff Group. Las actividades de esta empresa no son muy claras, pero parece que es un tipo de consultaría a la industria de seguridad. Justo después del incidente con Abdulmutallab en el vuelo 253, Chertoff salio en las noticias para vender al mundo la importancia de los escáneres corporales en los aeropuertos. La presentadora de CNN le interrumpo para informar al público que Chertoff también tenía intereses económicos en Rapiscan. Así, Chertoff estaba utilizando su posición en el gobierno para vender escáneres de sus clientes. 

 

Siga el rastro del dinero

“El derecho del pueblo a la seguridad de sus personas, domicilios, papeles y efectos contra registros e incautaciones irrazonables, no será inviolable, y no se expedirán al efecto órdenes, sino en un motivo verosímil, cuando estén corroborados mediante juramento o afirmación, y en particular describiendo el lugar que deba ser registrado y las personas o cosas a ser incautadas. “

 Constitución de los EE.UU., la enmienda cuarta

 

Nunca se dará a conocer la cantidad exacta del interés financiero que Chertoff ha tenido en los escáneres. Por eso, 2 años más tarde, incluso a Kurt y Lori Haskell no se les ha permitido acceso a las imágenes de las cameras de seguridad del aeropuerto de Schiphol en ese día para confirmar y demostrar la validez de su testimonio al mundo. 

En la investigación de cualquier crimen, todas las vías de posible responsabilidad tiene que ser exploradas meticulosamente. ¿Los cargos iniciales que se le imputan a Abdumutallab es la historia completa? Hasta que todas las identidades de todos los jugadores hayan sido reveladas, no lo sabremos nunca. La excusa dada para no hacer pública información clave, como por ejemplo las imágenes de las cámaras de seguridad, tanto de Schiphol y Detroit y Charles de Gaulle, siempre ha sido la de “Seguridad Nacional”. Pero, ¿qué tipo de amenaza significativa para la Seguridad Nacional es una red terrorista que no puede entrenar a sus propios agentes en la fabricación de bombas y que es incapaz de aprender de los errores de una operación fallida de 8 años antes? ¿Estan nuestras naciones realmente en peligro de ataques por tontos como Abdulmutallab y Reid? Yo lo dudo.

El hombre indio elegantemente vestido sigue siendo fundamental en este caso. El es, en sí mismo, una razón importantísima para abrir una investigación pública y totalmente independiente. Chertoff es otra. Sin investigar a estas personas, el rompecabezas está falto de piezas claves.

 

Elegantemente vestidos, los altos cargos de OSI y Rapiscan

 

Rapiscan acaba de ganar el contrato para ser el proveerdor oficial de equipos de seguridad de los Juegos Olímpicos en Londres este año.

 

 

 

 

 

 

 

 


Debes estar autentificado para enviar un comentario.